Las carreras populares se convierten en un negocio

Marta 28 Noviembre 2012 1

Algo que comenzó como una moda, las carreras populares, cada vez con mayor participación en muchos países occidentales, está llegando a un punto en el que se convierte en un auténtico negocio para muchas entidades que intervienen en su organización, tanto carreras de corta distancia, maratones o media maratón (ver más), en terrenos muy diferentes, desde ciudad hasta carreras campestres por zonas de montaña y caminos sin asfaltar.

Veamos algunos ejemplos para entenderlo mejor. Una de las carreras populares más multitudinarias es la maratón que se celebra en Nueva York, con una participación de unos 40.000 corredores y que es capaz de generar unos ingresos por parte de la ciudad de unos 270 millones de euros. También podemos ver entre estas carreras el maratón que se disputa en Londres que deja en el país un total de 136 millones de euros. Sin duda con estas cifras cualquiera de estas carreras deja de ser un simple evento deportivo al comenzar a convertirse en una fuente de ingresos importante gracias al dinero que traen los participantes y los fondos que se recogen por medio de los diferentes inversores y patrocinadores de estos eventos.

Un factor fundamental en el éxito económico de estas carreras es la cantidad de participantes que pueden correr en ellas. Son muchas las ediciones que se celebran y ven limitada su participación a menos de 10.000 corredores. Sin embargo, una cifra superior siempre reporta mayores beneficios gracias al dinero que todos estos atletas profesionales o aficionados se dejan bien sea en alojamiento, comida o material deportivo. Hay que tener en cuenta que  muchos de ellos aprovechan el evento deportivo para viajar con la familia, por lo que no sólo los atletas dejan dinero en estos actos.

En España de momento los precios aún son asequibles, si tenemos en cuenta que el precio medio puede ser de unos 20 euros, sin embargo, los grandes maratones, como el de Londres o el de Nueva York, podría suponer hasta unos 100 euros. Sin duda un precio asequible también es fundamental para que los interesantes participen indiferentemente de los problemas económicos, pues por una carrera atractiva siempre se puede hacer el esfuerzo.